Amores que matan. Imanol García Bonilla

Amores que matan. Imanol García Bonilla

Toda vida, tarde o temprano, llega a su fin. La de Gabriel llegó cuando su novia le partió el corazón. Afortunadamente para Marco, aquel músculo quebrado le sacó vivo de la sala de quirófano y tuvo la oportunidad de conocer a su alma gemela, Ana. El encuentro fue tan intenso que murió en el acto. El doctor forense a cargo encontró una anomalía en su cuerpo. Su corazón no paraba de gritar: «Ella era mi todo. Si no quiere mi corazón, no lo tendrá, no importa en el pecho de quién esté».